martes, 17 de febrero de 2015

Coulant de Chocolate

La invención de este postre se debe a Michel Bras. En 1981 se sirvió por primera vez en su restaurante de la localidad francesa de Laguiole.



Quizá sea este uno de los postres más plagiados mundialmente en la restauración. Aunque el método de Bras, no es el que generalmente se sirve en la mayoría de los restaurantes. El de Michel Bras, lleva dos preparaciones, por un lado una masa de bizcocho y por otro una ganache de chocolate que congelará para colocarlo en el centro del molde justo antes de hornearlo.



Este sigue siendo un postre famoso en su restaurante aunque lógicamente lo ha ido modificando y cambiando los rellenos durante el paso de los años.

Aunque a  Michel Bras, haya sido este postre lo que le ha dado a conocer a nivel mundial, la tres estrellas Michelin que ostenta desde hace un montón de años no se las debe a este postre sino a una cocina creativa basada en la honestidad de los productos sin hacer disparates de los que hoy en día tanto se ven por estos mundos de Dios.

Entre sus platos citaré la Gargouillou de verduras y hierbas de temporada que posiblemente sea el plato más rico de verduras que jamás haya probado.



La receta del Coulant del gran Bras, la dejaré para quien vaya allí para probarla, yo hoy aquí os dejaré una receta fácil de este exquisito postre.

Los que me vas siguiendo sabéis que no doy cantidades exactas. Pero siendo esta vez un postre, no hay más remedio. Incluso yo la tengo apuntada para que no me olvide.

Para 6 coulants

4 huevos
100 gr de mantequilla
100 gr de chocolate negro
100 gr de azúcar
40 gr de harina

Empezaremos fundiendo el chocolate al baño maría y reservaremos, igualmente haremos lo mismo con la mantequilla.



Batiremos enérgicamente los huevos con el azúcar hasta que doble su tamaño,


Añadiremos despacio la mantequilla derretida y a continuación el chocolate fundido y lo removeremos cuidadosamente con una espátula, finalmente añadiremos la harina tamizada y mezclaremos hasta formar una masa homogénea.




A mi me gusta servirlo directamente en los ramequines, y así me ahorro el trabajo de desmoldarlos. Ventaja que no se romperán y serán servidos calientes.

Por eso coloco la masa en los ramequines y los dejo reposar en la nevera por lo menos un par de horas. 

La cocción será de 9 minutos en el horno a 190 grados de temperatura. Hacer una prueba antes con vuestro horno, en principio no van todos iguales.



Transcurrido este tiempo sacarlo del horno y decorarlo por ejemplo con azúcar glass y una fresa cortada o con un alquejenje o como más os divierta.

Siempre será bien acogido este postre por vuestros invitados.


3 comentarios:

  1. Muchas felicidades ! un postre exquisito y por las 30.000 visitas.Gracias x tus consejos.

    ResponderEliminar
  2. Creo que la harina de la receta de Bras es harina de arroz

    ResponderEliminar
  3. Creo que la harina de la receta de Bras es harina de arroz

    ResponderEliminar