martes, 7 de abril de 2015

"El Cachopo" vs. "Escalopa Cordon Bleu"



El Cachopo, es uno de los buques insignias de la cocina asturiana y como tal habrá que tratar con respeto.

Se conoce también por otros nombres, quizá más habituales como la “Escalopa Cordon Bleu”, los “San Jacobos” o los comúnmente caseros “libritos de jamón y queso”.

Parientes del Cachopo son también los Flamenquines y la Saltimboca.

Pero “El Cachopo” es el hermano mayor de todos ellos.

Ya en un capítulo anterior, hablaba de la Escalopa a la Milanesa, pues bien el “Cachopo” más ortodoxo no es más que una escalopa a la milanesa rellena de jamón y queso, aunque se puede rellenar también de otros productos como pimientos, espárragos e incluso le he visto alguna vez añadir anchoas.

Pero la espectacularidad del “Cachopo” está en su gran tamaño. Es una pieza que a menos de ser Carpanta, se compartirá como mínimo con cuatro o cinco personas.
Para ello le pediremos al carnicero, que de la parte más ancha de la cadera nos parta un  filete, y antes de llegar al corte final haga otro corte, llegando si, este segundo corte, al final. Con ello habremos conseguido tener un filete doble, apto para introducir en él el relleno.



Aconsejo, como peso, el kilo de carne y un tamaño no inferior a los 40 cm. Vamos, casi como una almohada. Cuanto más grande mejor !!!

Salpimentaremos bien el filete y lo rellanaremos de finas lonchas de jamón ibérico ( no demasiado curado, aquí la paletilla de ibérico funciona muy bien ) y de un queso fundente un Afuega il pitu sería excelente, pero se cualquier queso cremoso funciona.




Una vez rellenado el filete lo pasaremos primero por harina, luego por huevo batido y posteriormente por pan rallado. Yo acostumbro, una vez empanado, pasarlo una segunda vez por huevo y pan rallado. Ahora es importante, que seque bien, para ello lo guardaremos en la nevera un mínimo de una hora.



Llegó el momento de freírlo. Nos hará falta, ni que decirlo, una sartén de buen tamaño, la cual calentaremos y añadiremos una buena cantidad de aceite de oliva virgen extra. Procuraremos que el aceite esté caliente pero no en exceso. Y llegó el momento de depositar sobre este oro líquido el “Cachopo”. Unos diez minutos por cada lado. Sacar de la sartén y depositarlo sobre papel absorbente.




Un acompañamiento de patatas a lo pobre, unos pimientos del piquillo salteados y a disfrutar !!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario