martes, 3 de marzo de 2015

Un arroz ( de jamón y queso )


Si ya en un capítulo anterior hablaba de la españolidad de la paella, de las diferentes preparaciones y de sus anécdotas. Hoy voy a explicar un arroz.



El arroz, quizás sea uno de los productos más cultivados y cocinados por todo el mundo. En Asia se preparan de muy diferentes formas. Los japoneses lo utilizan para sus makis y sushis, los chinos lo prepararán salteado con carnes y verduras y servirán  simplemente cocido como acompañamiento. En Indonesia el delicado Nasi Goreng, en la India el aromático arroz Basmati, ideal para acompañar sus currys y en Tailandia sus arroces glutinosos que usarán también en sus postres. En Irán lo preparan especiado con canela y anís estrellado cubierto de una crujiente y deliciosa costra.

       Nasi Goreng

También en el nuevo mundo usan el arroz ya sea cocinado al estilo creole, importando el método de los esclavos que venían de África,  como cocido, y presente en casi todas las mesas.

Y en Europa, diría que son dos países los  que ostentan la corona del arroz Italia y España. También en el resto del Continente acompañará a infinidad de platos. Pero en Italia sus risottos han traspasado fronteras con sus variedades de Arborio y Carnaroli cocinados de cientos de maneras, siempre cremosos y exquisitos.

       Risotto

Y en España, nuestra paella, ha sido el plato que durante muchos años, en el extranjero se consideraba plato nacional. Siempre me he preguntado por que demonios el chorizo lo han considerado siempre como  ingrediente principal !!!. Incluso el afamado Chef inglés Gordon Ramsay lo afirmaba el otro día en uno de sus televisivos programas.

Pero hoy voy a hablar de un sencillo arroz cuyos ingredientes principales son el jamón y el queso.

Yo utilicé una paella, pero se puede hacer perfectamente en cualquier cazuela. Primero salteé unos trozos de salchichas desprovistas de su piel. Esto hace que queden mucho más crujientes. A continuación añadí una cebolla cortada en fina brunoise y un pimiento rojo dulce igualmente picado fino, cuando empezó a tomar color añadí la pulpa de un tomate y unos taquitos de jamón del país, del más barato, del poco curado.

Aquí un inciso, tampoco entiendo como España, quizá, el mejor productor de jamón del mundo al jamón más sencillo, se le llame jamón del País!

Pero sigamos con la receta y dejemos que este sofrito tome cuerpo. Cuando esté ya bien hecho el sofrito añadiremos arroz, no hace falta utilizar un gran arroz. El que se tiene en casa, el de siempre. Sofreiremos bien este arroz y añadiremos un caldo hirviendo  hecho con una pastilla de Avecrem ( fácil, verdad ? ), como el doble de caldo que de arroz, lo coceremos primero 5 minutos a fuego vivo y otros 5 a fuego más suave. Añadiremos entonces una buena cantidad de queso rallado (el que se tenga a mano, eso si, siempre usando algo el sentido común. No valen ni tranchetes, ni absurdos quesos de régimen ). Un poco más de caldo y otros 5 minutos más.

Finalmente, añadiremos más queso por encima y lo acabaremos otros 5 minutos más en el horno a máxima potencia.




Este es el resultado, no creo que pueda ser más fácil y más resultón !

1 comentario:

  1. Pues sí, la verdad que probaré de hacerlo, me ha gustado la receta!

    ResponderEliminar